1. OLOR:

Respiramos 20.000 veces al día y cada emoción pasada está asociada al olor de un momento preciso.

  1. MEMORIA:

La memoria olfativa se aloja en el sistema límbico encargado de procesar nuestras emociones.

  1. EMOCIÓN:

Siendo capaces de reproducir esos olores, seremos capaces de evocar la emoción asociada al mismo.

  1. RECUERDO:

Y evocando esas emociones, podremos inducir una acción inconsciente del consumidor a recordar.

©  2019 Inversi Proyectos Innovadores sl